Cómo trabajar tu autoestima - Primeros pasos


Durante la semana he subido una meditación a mi podcast de Meditaciones Mindfulness, para introducir un tema complejo como lo es la autoestima.


Sólo basta con empezar a leer libros serios sobre autoestima para darnos cuenta que es un concepto del cual sabemos mucho, pero que siempre termina siendo difícil de trabajar, puesto que para cada persona será distinto.


Sólo quiero resumir aquí lo fundamental de lo que representa la autoestima para mi trabajo.


Partamos con algo fundamental, ¿qué es la autoestima?


Nathaniel Branden tiene una definición que suelo traer a la mesa, y lo parafrasearé aquí:

La autoestima es el juicio implícito que cada uno tiene sobre sus propias formas de poder enfrentar los desafíos de la vida y sentir el derecho a ser felices (esto se logra defendiendo y respetando mis propios intereses y necesidades).

Algo que siempre me impactó de la autoestima, es que es algo muy práctico. En el sentido de que tu autoestima dependerá mucho de cómo tú te veas resolviendo los problemas de la vida. Entonces, parte de la solución recae en saber justamente cómo enfrentarte a los desafíos de la vida, y eso, es posible aprenderlo.


Aprender a enfrentarte a la vida puede ser aprender a decir que no, cuando realmente quisiste decir que no; es aprender a cómo dejar que la opinión del resto de afecte de forma tan negativa; es saber alejarse de las personas que no son indicadas, pero de las cuales tenemos tanto apego (muchas veces tóxicos), y así.


Es poder escucharnos, apuntar, pero también es aprender a hacerlo bien.


Si sientes que te pones muy nervioso al presentar frente a muchas personas, habría primero que nada, notar que estas nervioso/a, y luego ver cómo poder hacerlo mejor. Quizás debas prepararte de otra forma, ir vestido/a de otra manera, o practicando ejercicios de respiración para enseñarle a tu cerebro de que no estamos en una situación peligrosa y que no tiene que subir los niveles de ansiedad de esta manera.


Bueno, no me quiero alargar con esto, pero sí quiero puntualizar el hecho de que trabajar en la autoestima es complejo, pero siempre creo que el punto de partida es poder hacer consciente cuando estas inseguridades aparecen. Saber cuándo sientes que las cosas no están bien o perdiste el control de tus emociones.


Notar cuándo las cosas no salen bien es complicado, porque suelen ser procesos que pasan desapercibidos al ojo consciente. Pero entrenar esta habilidad es una oportunidad perfecta para poder saber qué hacer y planificarte para hacerlo mejor.


Entonces, ¿porqué subí un ejercicio meditativo para entrenar la autoestima? (la puedes escuchar aquí abajo al final del post👇).


El Mindfulness tiene una utilidad altísima al momento de querer reflexionar y tomar los pensamientos que menos queremos y simplemente observarlos.


Y el flujo de pensamiento de una persona con baja autoestima suele estar cargado de recuerdos dolorosos, inseguridades, ansiedades futuras o presentes, e incluso su flujo de pensamiento puede estar más acelerado porque la ansiedad tiende a generar esa sensación.


La sensación de que todo es urgente.


Y el primer paso para poder mejorar nuestra autoestima, es justamente darnos cuenta de estos pensamientos.


La meditación puede ayudarnos a lanzarnos a esta piscina de ideas, inseguridades y ansiedades. Puede ayudarnos a observar y tomar estos pensamientos.


Hay algo que suelo recordar a mis pacientes, y es la idea de: los pensamientos no son tus enemigos.


Etiquetar un pensamiento como malo, doloroso, sólo lo hace peor. Y no juzgarlos (como cuando meditamos), nos ayuda a verlos con otra mirada, e incluso con el tiempo, a desensibilizarnos del dolor que tanto nos causaban. Aprendemos a convivir y nos damos la oportunidad de incluso aceptar que estas inseguridades están ahí, pero están allí por algo.


Aceptar las inseguridades no tienen que ver con la inactividad. Una vez que las observas y aceptas, tienes la real oportunidad de hacer algo con ellas.


Dale un intento a observar qué pensamientos e inseguridades guardas mientras meditas. E intenta preguntarte, ¿qué solución puede haber para esto? o ¿a quién puedo recurrir para solucionar esto?


Cuando busqué una imagen para este blog, pensé mucho en la idea de "sumergirte" en la profundidad de tus pensamientos (como cuando buceamos), como una metáfora a meditar o a la de un proceso terapéutico. Un lugar bello, y a la vez intimidante. Pero que una vez aprendemos a bucear, podemos llegar más lejos, y terminamos perdiendo el miedo.


Y sólo así, podemos disfrutar finalmente del viaje y su paisaje.


Sólo notando, podemos actuar. Y actuando, podemos cambiar lo que siempre quisimos para nosotros desde un principio.



Siéntete feliz y libre de comentar o incluso escribirme sobre lo que opinas en mi Instagram.


38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

No siempre lo que parece suerte es suerte, muchas veces puede ser un engaño. ¿Un engaño? Sí, un engaño de ti para ti. ¿Cuántas veces nos ocurre algo que parece sorprendente, poco probable, y nos decim

No es sorpresa que hemos sido inculcados a buscar siempre tener la razón. Tanto es nuestro deseo de tenerla, que podemos llegar a extremos en donde buscamos cualquier justificación para tenerla si no

fondoo.jpg

¿Quieres meditar en grupo con nosotros?

Te presentamos...

6am.cl es una plataforma de meditación a las 6:00 de la mañana todos los martes y jueves. 
Inscríbete directamente desde nuestra página web.